miércoles, 4 de abril de 2018

QUE SUCEDIÓ DESPUÉS...?


Érase una vez dos parejas cenando en un restaurante: el dueño de una multinacional americana con su esposa y un empresario español acompañado de su joven y hermosa secretaria.
Después de varios meses de duras negociaciones, celebraban con una cena  el acuerdo por el que el empresario americano iba a comprar por muchos millones de euros la empresa española.

Durante la cena la conversación discurría con suma cortesía. Solo la secretaria estaba más incómoda, forzando alguna sonrisa y sin participar apenas en los comentarios más banales.

Llegó el momento de los postres. No faltaba la botella de Dom Pérignon con la que iban a realizar un brindis para la culminación de un negocio redondo para ambas partes.
Cuando todo parecía fluir según los ritos más formales...la secretaria no aguantó más. 
Se levantó de la mesa y le propinó una sonada bofetada al magnate americano ante el asombro de todos, incluidos camareros y clientes.
Aquel hombre, había estado tooooda la noche metiéndole la mano bajo la falda sin dejar de hablar de millones y sin dejar de comer los manjares de la cena.

Esta secretaria no dejó pasar veinte años para contar semejante humillación como han hecho algunas actrices de Hollywood y tantas que sufren acoso sexual por parte de sus jefes y socios.
Defendió su dignidad sin importarle las consecuencias.
Desde luego, si no hubiera dicho nada en ese momento y lo hubiera contado el lunes en la oficina, podría ser perfectamente fruto de una invención.
Por todo eso...se debe denunciar cualquier tipo de acoso en el momento.

Qué ocurrió después...? 

A gusto del lector.

eltranviadelamoda.com




No hay comentarios :

Publicar un comentario