martes, 28 de enero de 2020

LA SENSIBILIDAD ES UN DON


#Aleertoca #eltranviadelamoda #sensibilidad

- ¿Puedo contarte una cosa?
- Claro…
- He descubierto que soy PAS.
- ¿Qué eres qué?
- No te rías. He descubierto…que soy una persona altamente sensible. Cuando te explique qué es, te darás cuenta de que las piezas del puzle, simplemente encajan.
- Eres una chica nerviosa e hipersensible, eso sí. Pero no es nada malo.
- Sé que no es nada malo. Pero mucha gente lo ha percibido como algo cercano a lo anormal. Y estoy agotada.

Esta conversación, que puede darse entre dos amigas de la manera más normal, explica como la sensibilidad, no es sólo un rasgo de carácter o una manera de ser. Las personas sensibles (PAS) son capaces de percibir y procesar más información sensorial simultánea que el resto y eso les agota.
No es un trastorno, no es una enfermedad, en realidad, casi el 20% de la población es así, sin diferenciar entre hombres y mujeres.

He descubierto que las personas con alta sensibilidad reúnen unas características muy concretas. Tienen una profunda capacidad de reflexión rumiante y casi obsesiva; tendencia a sobreestimularse porque reciben más información y llegan a saturarse  al procesarla; son altamente emocionales e intuitivas y poseen una gran habilidad para captar detalles sutiles. Lo que viene siendo la hipersensible de toda la vida.

He descubierto que son personas muy cautas y volcadas en su interior y en ocasiones pueden sentirse desbordadas por una sobreactivación que resulta, por ejemplo, de estar con mucha gente. O situaciones mal gestionadas que les engullen, les agobian y les agotan.

Pero si soy sincera, no sé si es bueno etiquetarnos y adaptarnos a un troquel que nunca coincidirá con nosotros del todo…porque pienso que la vida en general nos agota a todos. La vida puede convertirse en ocasiones en un tranvía, nunca mejor dicho, que te pasa por encima seas hipersensible o no lo seas.
Se valora a la gente extrovertida, sociable y despreocupada pero no se acaba de ver con buenos ojos a quien se muestra más sensible o necesita su tiempo para estar a solas.

Dicen que las personas PAS no les gusta la noche para salir, prefieren el día, tienen más alergias y son muy incomprendidos. En mi defensa diré que a mí me encanta la noche aunque no para salir, tengo pocas alergias y a veces me siento bastante incomprendida. Supuestamente debería ser PAS, pero lo que debería es buscar mi propio grupo y mi propia gente porque en eso consiste la madurez vital: en encontrar tu lugar en el mundo.

Cada día hay muestras de cómo la sensibilidad se está viviendo y percibiendo como una fortaleza de enorme utilidad.

He descubierto que cuando comprendes cómo eres te sientes mucho mejor. Solo los cretinos tachan de inestables y blandos a las personas sensibles. Con la lupa en la mano, todos somos raros de una manera u otra. Solo hay que aprender a vivir con lo bueno y con lo malo que uno tiene.

Y he descubierto, después de conocer a personas altamente sensibles, que la sensibilidad es un precioso don.

www.eltranviadelamoda.com


No hay comentarios :

Publicar un comentario