lunes, 6 de mayo de 2019

HORMONAS... RUMBO A PARIS


#Aleertoca #eltranviadelamoda


- Hola, Estás libre?
- Bueno, ya sabes que nunca estoy libre. Te ocurre algo?
- Es que no te lo vas a creer. Recuerdas aquel chico que me presentaron?
- Claro…salisteis juntos a cenar.
- Pues me ha vuelto a llamar. Quiere volver a quedar…y parece que quiere algo más serio.
- Vaya…eso esta genial!
- Sí, pero es que la otra noche conocí un francés y hemos quedado en vernos en unos días.
- Que bien…Aqui?
- …no. en París.
- Queeeé??
- Lo sé. No me grites... Eso quería contarte.

Silencio en ambos lados del teléfono…

- Sabes que desde hace seis años he dejado todo por ser responsable y cuidar de mis padres. Me he olvidado completamente de mí. Pero ahora, de repente, es como volver a renacer. Quiero recuperar el tiempo perdido.
- Pero no has perdido el tiempo, simplemente has hecho otras cosas…que eran más importantes.
- Pues ahora lo importante soy yo. Antes, los hombres solo querían sexo y yo quería una relación estable. Ahora son ellos los que buscan la relación estable y yo…yo busco otras cosas. De repente he estallado. No controlo mis hormonas…

Este es el resumen de muchas conversaciones íntimas entre amigas que de la noche a la mañana sienten el despertar.

Los cincuenta son los nuevos treinta?

Hoy en día resulta inimaginable percibir a alguien de esa edad como “madura” cuando todavía pueda resultar chocante que se muestren en toda su plenitud vital y tengan tanto que dar. Tanto, tan bueno y de tanta calidad.

Aunque todas las etiquetas son reductoras, pues no existe un solo modelo que diga cómo se tiene que ser a los 50 ni otro que diga cómo se tiene que ser a los 30, estas mujeres empiezan a definir este colectivo.
Y no resulta fácil porque…rompen moldes!!

Nos encontramos ante un inequívoco fenómeno social. Sus puntos de vista sobre la sociedad del mundo profesional, la salud y las hormonas, el sexo y las relaciones revelan a una nueva mujer de mirada muy lúcida y muy optimistas con un espíritu de lucha y de posicionamiento social dispuestas a dar la batalla y no dejarse desaparecer logrando una madurez maravillosa  y el reconocimiento del saber y de la belleza que comporta la edad.

Cincuentañeras que a cada pérdida le sigue una ganancia. Mejoran en intuición, madurez y serenidad y viven como un cambio positivo que consiste en resistirse  a la pasividad y no claudicar ante las estúpidas presiones sociales.

Les sigue apeteciendo el sexo de un modo mucho más libre y desvinculan sus necesidades eróticas de las sentimentales porque…ya no buscan una pareja para formar y porque tener hijos ya no esta en la agenda. Pero no renuncian a enamorarse porque sería renunciar a disfrutar de la vida. Les encanta coquetear, jugar con el lenguaje, seducir con la mirada y sobre todo sentirse queridas y deseadas.

Vuelven a los cincuenta de una manera adolescente y por sorpresa. Para ellas la  seducción va mas allá del puro sexo y en el amor y la amistad aprecian mucho el sentido del humor. Lo consideran una señal de inteligencia y condición indispensable para la felicidad.

Son las nuevas mujeres las que tienen el poder adquisitivo. No necesitan ningún hombre. Jamás lo han necesitado. Ellas son quienes deciden gastar en coches, ocio, viajes, belleza, moda…

Segunda adolescencia que les hace volver a sentir mariposas en el estómago…Una sensación inequívoca en la que tienen la impresión de estar hundiéndose lentamente. Se sienten contagiadas del virus más terrible que puede afectar a las mujeres de su edad: la enfermedad de querer vivir nuevas experiencias que den de nuevo sentido a su vida.

Ellas solo quieren reír, salir, hablar, tomar un vino, sentirse vivas…y enviar sus hormonas rumbo a París.

P.D: especialmente dedicado a C...y  lo que pase en París se quedará en París?


No hay comentarios :

Publicar un comentario