jueves, 27 de diciembre de 2018

LA TERCERA VÍA: LA ESTUPIDEZ


www.eltranviadelamoda.com

Entre las dudas de nuestro tiempo siempre ha existido la disputa de demostrar qué enseña más, si los campus de la universidad o la propia universidad de la vida, esa que te hace aprender las cosas a golpe y porrazo. Pasan por alto, tanto los doctorados como los avispados, que existe una tercera via para aprender y que no es otra que la estupidez.

Es verdad, que para darse cuenta uno mismo de ello hay que ser muy inteligente. Ser antes “vivo” o inteligente para saber que eres tonto. Y eso no es fácil ya que la inteligencia es un bien escaso y por contra la estupidez…abunda.

“El primer sintoma de la inteligencia es la estupidez” eso decía Borges. Esa cualidad mágica y misteriosa de la que nuestros antecesores como el Homo Erectus o el Neantdertal carecían y de la que el hombre actual, el Sapiens, el rey de la civilización y la sociedad es capaz de alcanzar en su grado máximo: la gilipollez.

Hay muchas formas de estupidez. Es mas…le debemos la vida. Por ejemplo, el matrimonio de nuestros padres. El matrimonio sin estupidez no existiría. La adulación, el juego, la paciencia, el cortejo, el engaño y el disimulo, estar en Babia…todos ellos servidores de la estupidez que llegan al culmen con el enamoramiento total que es el estado más estupido posible,

Cuanto más absoluto es el amor, mayor y más feliz es el delirio.
Y tras la muerte, la existencia celestial que se supone que es? amor pleno?  Estupidez total.

Entonces…qué es la vida?

Lo que queda entre nuestro nacimiento y nuestra muerte.
Erasmo la resumió en un párrafo:
 “El que reúne toda la comida que puede y se la traga a la fuerza, para luego morir de hambre. Aquel que cifra toda la felicidad en dormir y no hacer nada. Aquellos que se entrometen en negocios ajenos y descuidan los suyos. El que se lo gasta todo y se cree pudiente con la riqueza ajena pero se codea con la ruina.
Otros cuya máxima felicidad es vivir pobres para enriquecer a sus herederos.
Algunas que creen que no hay nada más cómodo para hacerse rico que pescar viejos sin hijos y no faltan los que prefieren echar miradas tiernas a viejas acomodadas.
Y lo más divertido para los dioses espectadores…los que resultan engañados por aquellos mismos a los que pensaban desplumar.”

AY… Cautela con los estupidos. “ Porque es cuando lloran cuando más hay que temerlos, igual que el cocodrilo se lamenta con voz de hombre cuando quiere engullir a un ser humano.”

 Que inteligentes son los estupidos que saben hacernos reír…

Recomiendo encarecidamente la tercera via, la estupidez, una estupidez honesta para los humildes como una debilidad de la razón o por lo menos...saber fingirla.
Para el débil es más prudente no pasar por sabio pues la sabiduría puede amenazar la vida hasta de los que se creen mas fuertes y orgullosos.
Y el orgullo no es otra cosa que el hada madrina que cumple todos los deseos del estupido. Y cuantos orgullosos me vienen a la cabeza ahora…

Qué importante es la estupidez…deberia ser la primera via de conocimiento.


No hay comentarios :

Publicar un comentario