martes, 12 de septiembre de 2017

ABUELA CEBOLLETA...A LOS 40? Hace mucho, mucho tiempo...


Releer algo en edad adulta dos décadas después de la primera vez...hace que el tiempo se detenga unos instantes y vuelvan a emerger los sentimientos que emanaron, haciéndonos identificar pudorosamente el presente con aquel pasado. 

No voy a decir que es algo que solo le pasa a una amiga de una amiga de una conocida...seamos sinceros. A esa persona que, como Peter Pan, no crece jamás y quiere seguir siendo una niña...No. 
Sino a todos los que sí crecimos y sentimos incluso que crecimos antes de lo que debiéramos.

Vivimos inmersos en una modernización tal a todos los niveles, que a aquellos que nos ha pillado en medio...nos ha hecho envejecer antes de la cuenta.

Si no...veamos un ejemplo.

Cuentas que de pequeña a tu casa llegaba una tinaja de leche y que tu madre tenía que hervirla para sacar la nata...pues según a quién lo cuentas te miran como si hubieras salido de las cavernas. 
O cuentas que en el cumple de una amiguita tuya de clase de pequeña después de merendar sacaba una muñeca Nenuco con la que jugábamos todas, nadie lo puede creer. Solo una.

Aún así...lo pasábamos pipa.

Quienes éramos niños en los ochenta nacimos en un mundo todavía antiguo, de modo que hemos llegado a los '40 pelin descolocados. 

Quizá por eso siempre me he sentido mucho más cerca de los que son bastante más mayores que yo, que de aquellos de quienes apenas me separan años.

Recuerdan los tebeos de Mortadelo y Filemon? 
Siempre había vallas de tablones de madera, solares sin construir, calles llenas de piedras sin asfaltar...donde aparecían a menudo tipos de pueblo con boina e incluso con burro.
Y sé de muy buena tinta que alguien se estará riendo a cascoporro después de leer esto...

Epi y Blas, Espinete y su Barrio y Súper Ratón que decía al final de cada capítulo: "Sed buenos y no seáis infieles..."
Ya sabia Súper Ratón el futuro que nos esperaba a todos.

Una frustración generacional en un país que no es el que nos prometieron y que algun@s se vengan de ello con cuarenta  y pico...creyéndose jóvenes cuando no lo son. Solo siendo infantiloides.

-Que se asombran de lo duro que es tener un hijo.
  ( cuando nuestros padres tenían cuatro o más...)
-Que se dejan una pasta en Decathlon disfrazándose de runner fosforito con legging 3 tallas menos cuando no han hecho deporte en su vida.
- Que hace años que no leen ni el periódico ni un libro.
-Que no hacen más que procrastinar con las redes sociales de turno: Twitter, Facebook...horas y horas.

Con este post quiero recordar las fiestas de mi pueblo, las verbenas, los conciertos, las ferias...y las fiestas de cada uno de los pueblos de ustedes, que nos llevan cada verano unos días a la época en la que éramos jóvenes....jóvenes de verdad.

Y recordarles que aunque hace mucho...mucho tiempo seguimos siendo jóvenes!!!

eltranviadelamoda.com



1 comentario :

  1. Yo tengo los cuarenta y alguno más y también pasa pero, para mi es estupendo. Lo importante es vivir de tal manera que el futuro nos traiga buenos recuerdos. Un saludo

    ResponderEliminar