jueves, 19 de marzo de 2020

SOLA Y BORRACHA...

“SOLA Y BORRACHA…”
#Aleertoca #Eltranviadelamoda #feminismo #igualdad

El slogan es una frase simple, breve y expresiva que tiene como objetivo, que algo relacionado con la publicidad o la política, sea recordado siempre. Frases hechas de pocas palabras, que en el contexto adecuado, dicen mucho más que una extensa explicación.
Leyendo esto, nos vienen rápidamente a la cabeza frases de cuando éramos niñ@s, incluso títulos de libros y películas de gran éxito, que seguimos utilizando al día de hoy por representativas.

“Como ser mujer y no morir en el intento…”
“Si bebes, no conduzcas…”
“Una marca de turrón que vuelve a casa por Navidad…”

Pero una imagen desconcertante aparece en mi mente cuando intento cerrar los ojos e interpretar el sentido del slogan que han lanzado desde el Ministerio de Igualdad.

“Sola y borracha quiero llegar a casa…”

Primero, no creo que sea bueno fomentar la borrachera ni entre hombres ni entre mujeres. Porque es uno de los factores que precisamente están detrás de la mayoría de las víctimas de agresiones físicas y sexuales. Tampoco creo que una palabra tan despectiva sea adecuada para abanderar un sentimiento feminista que se supone abarca a todas las mujeres.
Al fin y al cabo, estar borracha es actuar de manera diferente a la habitual y de manera irresponsable, implicando pérdida de control corporal y verbal o tener alteradas las capacidades físicas y mentales por un consumo excesivo de alcohol.  Y si es así, resulta que también eres una alcohólica.

“Sola y alcohólica quiero llegar a casa…”

¿Eso es la igualdad?

¿Hace falta llegar borracha a casa para demostrar que eres una feminista acérrima?

Imagino que quien dice borracha, buen puede decir drogada, fumada, arrastrada y haciendo lo que a una le da la gana porque es mujer y punto.
Va a resultar que para pertenecer al grupo de las feministas, tienes que pertenecer al grupo de bebedoras semiprofesionales.

No han pensado en la posibilidad de encontrarse esa misma noche al volver a casa, con un hombre también solo y borracho y que también quiera llegar a su casa. Y los dos con las capacidades alteradas.

Y puede ser que llegue un tercero, que no les toque un pelo ni a la mujer ni al hombre pero que les robe la cartera, las llaves del coche, el móvil y el reloj. Y tengan que volver a casa solos, borrachos, andando y hasta el día siguiente no se den cuenta de la tontería que supuso ir a las 3 de la mañana por un callejón oscuro.

¿Quién es más irresponsable?
¿Qué clase de educación estamos dando a nuestros hijos?

Volver a casa sola, a altas horas de la madrugada ha sido un riesgo toda la vida. Hay horas al día que hay que extremar la precaución seas hombre o mujer. Igual que hay calles representativas, que todos sabemos, en las ciudades y existen discotecas o pubs en las que suelen haber más “malos” que “buenos”. Conductas de riesgo que hay que evitar seas hombre o mujer.

Mi idea de igualdad es la de Clara Campoamor, la igualdad entre hombre y mujeres, por méritos de cada uno.
Sin necesitad de caer siempre en el libertinaje y en la idea de que “mi cuerpo es mi cuerpo y hago lo que quiero”.

Es tu cuerpo y haz lo que quieras: bebe, fuma, haz deportes de riesgo, queda con un hombre, sal con mujeres, queda con mil hombres, toma drogas o no las tomes…pero no nos lo cuentes. ¡Ya eres libre!

Se me hace cuesta arriba pensar en este slogan e imaginar a la vez a conocidas empresarias, escritoras, profesoras, investigadoras, presidentas de bancos, abogadas del Estado, amas de casa o simplemente madres llegando por sistema solas y borrachas a casa por decir que, de esta manera, es como son libres las mujeres de las actuales generaciones.

Este mensaje no invita a ejercer la libertad con seguridad, mas bien parece una irresponsabilidad, casi por encima de un nivel de catástrofe.

Borracho…todo el mundo hace tonterías, hombres y mujeres.

www.eltranviadelamoda.com


No hay comentarios :

Publicar un comentario