jueves, 10 de octubre de 2019

TODOS TENEMOS...UN PSICÓPATA DENTRO


#Aleertoca #eltranviadelamoda #psicópata

Se atribuye a Maquiavelo la frase “el fin justifica los medios”. Además de escritor fué filósofo, diplomático y un gran observador de aquellos que movían el mundo pero que rara vez se manchaban las manos de sangre.

Parece que hablar de psicópatas significa hablar de asesinos de niños, de violadores, de secuestradores de mujeres…Parece que se trata de personajes situados en el límite de la sociedad.
Sin embargo, hay muchos más psicópatas que asesinos en serie, tales como ricos empresarios que ganan millones a costa de personas que trabajan en condiciones infrahumanas, políticos que cambian de posición para llegar al poder sin que se les caiga la cara de vergüenza….en resumen, psicópatas que pertenecen a esferas socioeconómicas de difícil acceso y que no se tienen que ensuciar las manos tan a la vista como los primeros.

Quién puede considerarse psicópata?

En realidad, solamente el 1 % de la población está catalogada como tal. Personajes insensibles, egoístas despreocupados por el bienestar ajeno que no sienten ninguna culpa cuando realizan alguna maldad. La estadística sube al 4 % cuando se trata de ejecutivos, políticos o sujetos con cargos de alta responsabilidad.

Si analizamos los datos, todo lo malo que sucede en el mundo no depende solo de ellos.  El problema es que la mayoría de nosotros somos capaces de comportarnos exactamente igual que ellos con el mismo grado e incluso la misma frecuencia.

Todo lo malo lo hacen los psicópatas?

Sin darnos cuenta hablamos de individuos agrupándolos por raza, sexo u orientación sexual. Pero no se habla nunca del grupo de los malos, no hablamos del grupo de la maldad aunque existe como los otros.

La maldad está catalogada por una conducta pero perfectamente puede ser un pensamiento íntimo que no llega a ser malvado si no llega a ejecutarse. Solo lo ejecutan las personas que se encuentran en “una situación” determinada  y que han hecho lo que han hecho bajo la circunstancias que le han conducido a eso y que solo ellos saben.

Cómo reaccionaríamos en esas circunstancias?

Genética y cerebro ponen las bases para el mal pero la sociedad nos pone el contexto. Nadie nace condenado a ser malo, de la misma manera que nadie nace condenado a ser músico o pintor… en realidad hay que decidir hacer el mal en lugar del bien. Es el resultado de un dilema moral…un dilema que TODOS resolvemos de manera similar pero que lo único que nos diferencia es donde ponemos los límites.

Y qué sucede cuando compartimos con otra persona los valores que le llevan a hacer el mal?

Consentimos y toleramos el abuso porque de algún modo lo entendemos. Porque si estuviéramos en esa situación quizá, nos comportaríamos igual. Es verdad que cuanto mayor son los sentimientos y los valores del otro, mayor tiene que ser la recompensa de ser malo, justificando esa decisión y cuanto menos sean esos sentimientos menos implicados nos veremos y menos nos costará ejecutar el plan maligno.

En vida diaria, existe también el grupo de los actores. Aquellos que son malos-malísimos pero que de cara a la galería se llevan las manos a la cabeza cuando alguien ejecuta una maldad dejando claro que ellos jamás se comportarían asi. Y les cuesta reconocer que tal vez, sean los más psicópatas de todos. Los define el precio que están dispuestos a pagar, que suele ser muy alto, a cambio del beneficio que consiguen por ser malos maquillando la situación para que nadie tenga conocimiento de ello. Vulgarmente llamados “hurones”.

Esos…son los peores, los verdaderos psicópatas de guante blanco.


La malvada suegra que mete cizaña en el matrimonio su hija hasta asfixiar la relación, la ex mujer que no para hasta dejar arruinado a su ex marido a pesar de ser ella la infiel, la cuñada que te amarga la vida por una obsesión que se prolonga años, aquellos que se aprovechan de las situaciones complicadas de las familias y no tienen corazón solo egoísmo, los que hablan mal de otras personas sin importarle el daño que hacen con sus palabras…
En resumen, malvados a los que le sobra el talento.

Todos tenemos un psicópata dentro, pero sin duda, algunos...más que otros.

www.eltranviadelamoda.com





No hay comentarios :

Publicar un comentario