jueves, 4 de octubre de 2018

EL SILENCIO RESURGE


www.eltranviadelamoda.com

No es facil enfrentarse al silencio y tampoco encontrarlo.  La vida en la que estamos sumergidos similar a una cacofonía hace que estemos hiperconectados y, sin querer, evitemos instantes de pausa siempre tan necesarios. 

Es demasiada la información que nos llega simultáneamente y por canales infinitos. Estamos permanentemente ocupados, siempre buscando algo que hacer. Listas interminables de cosas pendientes; la radio encendida, la música puesta, cocinar con la televisión y, de vez en cuando,  mirando el telefono que nos promete alejarnos del vacío de la soledad.

Todo el ruido que generan las redes sociales solo hace que la gente se sienta más sola, más inquieta, más insegura y más frustrada. Y es que el ruido que nos rodea va cada vez a más. Lo buscamos continuamente porque somos incapaces de enfrentarnos al vértigo de la ausencia de ese sonido, a la aversión que nos produce que se pare ese zumbido constante al que nos hemos acostumbrado día a día. El ruido…de la vida moderna, ese ruido que con ansiedad y talante reflexivo buscamos y alimentamos. 

Tenemos miedo al silencio.

El desasosiego es algo natural , buscar algo que hacer, apagar el silencio …de la inactividad, esquivar ese vacío es humano. Pero tanta huida hacia delante invita a una reflexión.

Los adolescentes no saben que es el silencio, necesitan ruido constante a su alrededor, distracciones permanentes porque el carrusel de emociones al que se han acostumbrado cargado de expectativas vuelve lleno de frustraciones cuando las cosas no ocurren al instante. 
La posibilidad de conectar con cualquiera en cualquier momento del día y en cualquier lugar del mundo cuando uno desea, ha generado una suerte de comprensión de la noción del tiempo. El silencio es como  el antídoto ante esa comprensión, ante ese disfrute instantáneo.

Sin embargo, el uso del silencio deja mas espacio para cada uno y exige mas atención a cosas maravillosas que de otra manera en una situación mas bulliciosa no se percibirían. Me parece que, a veces, las vidas reposan demasiado en el ruido y se pierde realmente el poder de lo que realmente es el más básico lenguaje visual: el silencio.

La soledad elegida y el silencio…resurgen.




No hay comentarios :

Publicar un comentario