miércoles, 6 de julio de 2016

EJERCITAR LA VOLUNTAD


Cuantas veces nos ponemos objetivos que implican hacer cosas que no hacemos por falta de voluntad? Encontramos excusas e incluso justificantes para no hacer lo que debemos. Imprevistos que nos desvían de nuestras metas y múltiples asuntos con los que preferimos distraernos ( contestar correros, Facebook...)

Esta claro, la pereza debilita nuestra voluntad. Estar ocupados en cosas absurdas no significa que no seamos apáticos. La indolencia...no es solo no hacer, es falta de estímulo y de deseo.
Una dejadez que nos lleva a posponer las cosas continuamente.

Y comprobamos que la pereza y el aburrimiento están emparentados. Esa holgazanería nos lleva a no hacer nada y no hacer nada...nos aburre. Si no experimentamos ese aburrimiento no somos capaces de "ponernos en acción". Pero esto se convierte en un problema cuando ese aburrimiento lo matamos con distracciones estúpidas que no nos ofrecen la satisfacción plena y nos generan...vacío.

Entonces debemos cambiar la inercia de lo rutinario que nos invade y debemos visualizar lo que queremos hacer, soñarlo, imaginar que sentiremos cuanto lo consigamos y recordar que nos empujo a hacerlo.
Debemos desatar el potencial creativo para poner en acción la voluntad. Si no lo reconocemos permaneceremos secuestrados por la misma rutina una y otra vez. Si además, no existe entusiasmo, la pereza nos ha ganado la batalla.

Para que esto no ocurra debemos ser disciplinados:

-Priorizar objetivos: dar la importancia adecuada a aquello que enriquece nuestro ser. Escribir, pintar, danzar, tocar música...facilitando que dejemos expresarse el artista que todos llevamos dentro.

-Entusiasmo: Actuar con emoción respecto a un ideal, una relación, un trabajo.

-Esfuerzo: Debemos incorporar el empuje de hacer lo máximo y lo mejor que uno puede. No debemos conformarnos con lo ordinario. Debemos...mejorar.

-Compromiso: una actitud con voluntad también significa progresar a nivel afectivo, corporal, social, espiritual.
El compromiso de mejorar.

- Escudo ante las derrotas: la voluntad activa se complementa con una actitud ante el fracaso, obstáculos e imprevistos de la vida.

Perseverar y ser constantes nos mantiene fuera del pozo de la desesperacion. La realidad no es fija...y en un momento inesperado puede abrirse una rendija por donde entre luz.
Ejercitando el motor...de la voluntad.

eltranviadelamoda.com
the blog versión web


No hay comentarios :

Publicar un comentario