miércoles, 11 de noviembre de 2015

LOS QUE AMAN...LO QUE HACEN


Existen varios tipos de actitudes diferentes de afrontar la forma con la que nos relacionamos en el día a día laboral. Es cierto que no podemos cambiar ni al jefe...ni a los compañeros de trabajo. Sin embargo, nuestro grado de satisfacción no tiene que ver con las circunstancias...si no con la actitud que tomamos frente a ellas.

Todo comienza por un error fundamental y es que la clasificación se divide en cuatro niveles...y no en dos.
Eso nos da una perspectiva diferente de las cosas.

En el primer nivel están quienes odian lo que hacen. Aquellos que detestan su empleo, el dinero que perciben...todo y además no lo disimulan. Están enfadados con el mundo y convencidos de que son víctimas del sistema. Agresividad desmesurada, hacen uso del lenguaje grotesco y acaban convirtieron lo obsceno y vulgar en algo aceptable y normal...

El segundo nivel representa quienes "cumplen con lo que hacen", que es el perfil mayoritario en nuestra sociedad. Predomina la impotencia, la resignación o la indiferencia. No se atreven a dar pasos en la dirección de sus sueños por miedo a salir de la zona de confort en la que llevan años instalados. Cumplen sus obligaciones pero la rutina acaba marchitando sus ilusiones...y consumiendo su energía.
Acostumbrados a cumplir, a evadir preguntas comprometedoras y a huir.

Cuando expresamos lo mejor de nosotros mismos, convirtiendo nuestra dimensión profesional en una forma de expresarlo...es lo que forma el tercer nivel.
Personas que "aman lo que hacen" aunque no se dediquen a la profesión soñada.

Tienen la impresión de estar en el interior de una matriz, de un vientre húmedo, cómodo en el que la incomodidad ha dado paso a una membrana carnosa y acogedora.  Son personas con una desarrollada inteligencia emocional y convierten los problemas en oportunidades. Buen humor, clima agradable...

El cuarto nivel son los que "hacen lo que aman", quienes se han alineado con un propósito que va más allá de los mismos. Actitud útil que contribuye a mejorar la vida de los demás. Personas que no deciden por la lógica o la razón.  Sino por vocación. Fruto de escucharse a si mismas como un reflejo de quienes han descubierto que son. Y el 100% conecta con valores como el altruismo la generosidad.

No todos los tesoros son tangibles. Algunos son invisibles. De naturaleza espiritual.

Hacer lo que se ama...está vinculado con el descubrimiento y el desarrollo de talentos innatos. Como una inmejorable oportunidad de desplegar el potencial de cada uno. Todo lo decente...se mantiene por una especie de pacto en este cuarto nivel.

En que nivel crees que estas? La vida puede ser propicia o adversa...depende de como la afrontes!!

"Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida"
CONFUCIO

eltranviadelamoda.com 
the blog versión web


1 comentario :

  1. Muy interesante tu articulo, yo precisamente me encuentro en el tercer nivel, camino del cuarto tomando decisiones algo dificiles, pero en proceso de llegar y empezar a desarrollar el cuarto nivel.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar