lunes, 24 de agosto de 2015

LA ENFERMEDAD DEL OLVIDO


Envejecer me ha hecho apreciar cosas que no esperaba que me hicieran feliz...como coger la mano mi madre o intentar alisar las arrugas de su piel.

Es duro verla luchar contra una agitación constante que no acierta a comprender. Todo ese esfuerzo que le lanzo de un manotazo a los estadios intermedios del Alzheimer.

Dichosa enfermedad. Una alteración neurodegenerativa primaria que suele aparecer a partir de los 65 años, con frecuencia en las mujeres y que afecta a todas las razas del mundo...por igual. Experimenta cambios microscópicos en el tejido del cerebro y perdida progresiva de una sustancia vital llamada acetilcolina...la responsable de que nuestras células nerviosas se comuniquen entre ellas y nuestras actividades mentales funcionen bien.

Al principio surgen perdidas de memoria...que se hacen después más notorias y van incapacitando al afectado para las tareas más simples y cotidianas...es la etapa leve: falta de espontaneidad e iniciativa, apatía, cambios de humor...

Hablar con ellos no es una cura pero constituye un elemento fundamental en la batalla contra la depresión y la ansiedad.
Cuando resulta más evidente comienza el estado moderado: dificultades para hacer la compra, no razonan con claridad...se acentúa la depresión. Envejecer es un juego hacia atrás. Su memoria esta saliendo por la puerta trasera.

Y es en el estado grave cuando los familiares tenemos que aportar todo lo que hemos ido aprendiendo en las etapas anteriores. La función cognitiva está afectada. Ya no se habla correctamente.
El desayuno con ella dura hora y media. Intentando introducir la comida gota a gota...junto a los medicamentos hechos polvo.

Ya no nos conoce a los familiares ni a ella misma en el espejo. Grita, llora o ríe sin motivo. En un bebé grande.
Veo a mi hija, a mi madre...y a mi y es horrible ver en que se convierte el cuerpo humano. A día de hoy no existe tratamiento que revierta este proceso degenerativo pero si fármacos que elevan los niveles de acetilcolina.

En Donostia(Guipúzcoa) se encuentra el centro de investigación y terapia avanzado (CITA) que trata de descubrir cómo es la enfermedad antes de que aparezcan los síntomas.
"Queremos detectar la enfermedad antes de los primeros síntomas para tratamientos eficaces" Explica  Pablo Martinez-Lage, neurólogo responsable de este magnifico centro español.

El paciente puede ganar años en calidad de vida...
Tenemos grandes médicos en España.

eltranviadelamoda.com
the blog versión web


2 comentarios :

  1. Triste enfermedad como la mayoría de ellas sobre todo en estado terminal. Ojalá que seas capaz de sacar fuerzas.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar