miércoles, 29 de julio de 2015

BOOM POR UNA VIDA SALUDABLE


La ideología del bienestar ha logrado que su onda expansiva provenga de todos los altavoces posibles produciéndonos un efecto placebo.  

Vivimos en un mundo de lo bio, lo eco, lo light, los smothies, el crossfit, el running...
Todas las recomendaciones publicitarias amenazan al  lector con la fantasía de que todo eso...alargara su vida.

Y tanto el periodismo como la literatura tan ahogados en alcohol se autocensuran.  Pero no podemos negar que cinco premios Nobel estadounidenses fueron celebres bebedores. (Sinclair Lewis, Eugene O'Neill, Ernest Hemingway, John Steinbeck y el tan conocido William Faulkner...) 

Es cierto que  la raza humana no ha encontrado otro sistema para eliminar barreras de timidez y permitir relacionarte con los demás en un entorno agradable. La conversación, la risa y la bebida..están conectadas de un modo especialmente intimo.

La escritora Dorothy Parker lo dejo bien explicado. "Me gusta tomarme un Martini. Dos como mucho. Después del tercero estoy debajo de la mesa. Y después del cuarto...debajo del anfitrión."

Y después de beber, no podemos negar que la odiada resaca puede llegar a ser una fuerte ayuda para el autoconocimiento y encontrarle así,  un punto de vista positivo.

Definida como un coctel de depresión, tristeza, angustia, mala gana, desprecio de uno mismo, sensación de fracaso y miedo al futuro...ese futuro que se acerca peligrosamente. La resaca  o "hangover" hace que profundices en tu Verdad o en tus fantasmas.

Esta ideología del bienestar trata compasivamente a los bebedores pero se acerca peligrosamente al trato que reciben hoy en día los fumadores.
Hoy por hoy, se trata a la bebida como un accesorio de primavera-verano, alejado de excesos y con un aire femenino en los Cocteles sibaritas..

Pero si alguna vez te excedes no sufras de melancolía Al fin y al cabo...solo es una resaca.

eltranviadelamoda.com
the blog versión web


No hay comentarios :

Publicar un comentario