sábado, 24 de junio de 2017

QUE BUSCABAS...?


"En el seno de una pareja solo se toma una decisión en caso de un acuerdo perfecto o de un completo desacuerdo.

Cuando las relaciones fluctúan entre esos dos extremos...ninguno de los dos se atreve a tomar la iniciativa y es por eso que se demora la solución durante años enteros, precisamente en cuestiones tan fastidiosas para el uno como para el otro.

La contemplación de este panorama eleva el alma de una, a cumbres vertiginosas donde la razón se niega a seguirte.

Que buscabas...en mi?
La satisfacción de tu vanidad más que la del amor?"

eltranviadelamoda.com




domingo, 11 de junio de 2017

"NADA DURA PARA SIEMPRE..."


A pesar de haber tenido diferentes trabajos, diferentes relaciones y amistades, haber cambiado de domicilio e incluso de cultura, se suceden los mismos contratiempos que intentamos solucionar de la misma manera y acabamos más o menos igual.
Problemas que nunca se resolvieron porque se desconocía su origen. Aplicábamos la misma conducta para solucionar  diferentes situaciones, pensábamos que ésta vez esa conducta...sí que valdría para salir de este atolladero.

Pero ésto no es así y es complicado de ver porque no analizamos el origen...y solo nos martirizan las consecuencias.
Entonces creemos que la culpa es siempre de los demás y de las circunstancias.

No nos damos cuenta que no todo son agravios. Muchas veces el motivo de tanta angustia es la insatisfacción.

Qué hay de común en lo diferente?
Qué hacemos mal para que lo repitamos una y otra vez sin darnos cuenta?
Qué tipo de acción se reproduce en cada una de esas situaciones?

No cabe duda que con los problemas ocurre como con las crisis; que pueden convertirse en una fuente de autoconocimiento o dirigirte directamente al abismo.
Puede ser muy útil identificar las conexiones que existen entre los comportamientos que elegimos mal y sobre todo, identificar si lo que tenemos delante realmente es un problema.

Porque todos los conflictos no presentan una dificultad. 

Estarán de acuerdo conmigo y con el filósofo Jiddu Krishnamurti que los problemas solo existen si hay que resolverlos, haciendo hincapié en la tendencia que tenemos las personas a buscar dificultades donde no las hay.

Imaginamos que estaríamos mejor en otro sitio, con otro trabajo...disfrutando en otra relación pero éstos no son problemas, sino situaciones de vacío. Frustración.

Eterno error el de creer hallar la felicidad en el cumplimiento de todos nuestros antojos.
Y si además, intentamos convertir la fantasía en realidad...se nos genera un contratiempo, una desilusión, una angustia.

Un problema deja de serlo cuando no puede resolverse. Por eso es mejor ocuparse de lo que está en nuestras manos y olvidar aquello que se aleja de nuestras posibilidades.

Cada día la vida nos plantea nuevos retos que se pueden convertir en magníficas oportunidades. Ciertos encantos imprevistos que compensan numerosas desilusiones y que te hacen pasar rápidamente del abatimiento al entusiasmo.

"Nada dura para siempre, ni siquiera tus problemas"
Arnold Glasow 

No lo olvides...

eltranviadelamoda.com


domingo, 4 de junio de 2017

DELL'AQUA

J.DELL'AQUA 
Spanish Artist 
www.jdellaqua.com

Del 1 al 4 de Junio 2017
Exposición Colectiva Pintura y Escultura.
Hotel Don Pepe de Marbella 
Calle José Meliá s/n  29602

 De la mano de la prestigiosa Galeria de Javier Roman 

POR AMOR AL ARTE

"El mundo se divide entre los realistas y los románticos. 

Los realistas son los que ven una obra y la meten en la caja con el resto de obras bonitas que han visto.
Pero los románticos son los que piensan que la han puesto ahí para impulsar un mundo imaginario, escuchan su corazón y su cometido es descifrarlo lo mejor posible. 

Cuando puedes beber de la inspiración del artista sin preocuparte lo más mínimo del género que se observa.

Cuando se puede mirar a través de la encarnación del arte.

Cuando se trata solo de disfrutar..."

LOVE & ART

eltranviadelamoda.com




domingo, 28 de mayo de 2017

jueves, 25 de mayo de 2017

LAS MUJERES...QUE ABRAZABAN POR LA ESPALDA


Son viejas historias. Las mujeres que se retiran del epicentro de sus vidas para que lo demás...no se tambalee. Para que no se resientan sus parejas.

Historias de unos días que se prometían felices cuando el amor todavía parecía posible. Antes de que todo se rompiera. Antes de que llegaran otras mujeres o simplemente reclamaran su sitio las que estaban antes. 
O simplemente antes de que llegaran los barbitúricos a la mesilla de noche...cuando empiezan a llevar encima el peso de una relación marchita.

Entonces ellos, que nunca les acaban de pertenecer, que nunca son del todo suyos, acaban sintiendo el fantasma del abrazo ajeno.

Ellas empiezan mirándolos...como si jamás hubieran visto a otro hombre. Ellas, que podían haber reclamado el amor de cualquier otro.
Los quieren por su cerebro y por su cuerpo que es como un muro alto contra el que protegerse. Los quieren por su aplomo. Por su paciencia. Por su amabilidad. Les admiran.
De ahí, surge el hechizo. Son hombres que saben de todo. El mundo entero cabe al otro lado se esas maravillosas gafas...

Los aman, porque sospechan que pueden resolver las incógnitas que las acompañan. Relaciones en las que triunfa la inteligencia sobre la carne.

Eso buscan las mujeres. Este tipo de hombres. El conocimiento. La madurez. La verdad. Neuronas...que brillan mas que cualquier diamante de compromiso.
Sin embargo, ellas para ellos son lotes de belleza, como un fogonazo concluyente y devastador y les cuesta quererlas más allá de su cuerpo.

Pero el amor nunca es lo que parece y se convierte en un callejón sin salida donde, paradójicamente, se acaban perdiendo. Ellas, que los ven los mas listos en el país de los genios.
Entonces, no es la sabiduría lo que las salva de todo?

Ellos sienten el abrazo mullido en la espalda, su pecho palpitante, su carne tierna pero los hombres solo se quedan con eso.
Como adentrarse más allá del prodigio de esa carne que los hipnotizo al principio?

Son ellas quienes al final les dejan el abrazo como una maldicion. Como el miembro mutilado que pesa aunque ya no este. Porque de eso están hechos ciertos amores. De lo que no fueron. De conversaciones que quedan flotando...

Los abrazos invisibles que quedan cuando el amor se apaga, la maldicion de sentir lo que en su día no sintieron cuando esas mujeres...abrazaban por la espalda.

eltranviadelamoda.com


sábado, 20 de mayo de 2017

EN QUE LÍOS...ANDAS METIDA?


La verdad es que tener muchos problemas casi siempre es tener un problema. 

Hay personas que viven ansiosas ante tanta problemática...personas que allá donde ven agujeros negros, fuegos o finales del mundo, otros solo ven un problema y siempre el mismo. Porque lo que pasa en realidad no es que existan muchos frentes abiertos sino que es uno único que se reproduce en todos los ambientes de la vida del que lo sufre.

Hay días que parece que todos los elementos se han conjurado para amargar la existencia a cualquiera y se intentan superar los agravios sufridos con los recursos aprendidos. Pero varía poco. Parece que si soportas todo aquello tiene que ser por algún motivo más transcendente que el de la más llana casualidad, que no puede ser obra exclusiva de la carambola del azar, una razón inasequible a los hombres...una razón mas poderosa en la cual se debe creer.

Que ocurre entonces? 

Resulta curioso que el ser humano se de cuenta de que aunque cambien las personas y los lugares, suelen existir los mismos problemas de fondo para resolver...porque al final las personas se acaban cansando de todo.
Donde esas personas ven mala suerte, negocios fallidos, parejas rotas...otros solo ven cansancio. Ese tipo de personas ven los problemas, los cuentan, los enumeran y los jerarquizan.

Es por eso que el hombre que piensa es el que peor digiere. 
Sería posible que se hubiera imaginado correlación directa entre la actividad de la mente y la del estomago?

Por eso la manera en que una persona soluciona sus conflictos...puede determinar su carácter.
Para desatascar una situación complicada hay que llevar a cabo una serie de acciones puntuales que no valen para resolver los otros conflictos. Son acciones excepcionales. 

Es importante luchar contra la fuerza del hábito que siempre empuja a actuar de la misma forma. El remedio a tales entuertos se encuentra en ese mecanismo invisible que se llama inconsciente. 
Entonces los hábitos se han mecanizado hasta tal extremo que se ha perdido la referencia de su proceso como por ejemplo: conducir. 
Lo que aprendimos en la autoescuela se convierte con los años en un proceso mecanizado que permite fijarse en el paisaje, escuchar música o hablar con el copiloto. Nuestros hábitos quedan mecanizados y el inconsciente...es una máquina que decide por nosotros, que retorna una y otra vez a lo que una vez le enseñamos.

"No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos." EINSTEIN

Cuando los contratiempos parecen acumularse en el terreno de lo inevitable...debemos buscar la raíz de los mismos para poder resolverlos. 

eltranviadelamoda.com


lunes, 15 de mayo de 2017

CUANTA VERDAD...PODEMOS DIGERIR?


En las relaciones personales los secretos favorecen el interés, ese afán por querer saber lo que no se sabe, por descubrirlo todo y eso...atormenta la curiosidad.
Pero hay personas que desdeñan al mundo y al prójimo por su falta de transparencia, una honestidad que se les suponía, y a la gente le deprime esa falta de claridad.

Se trata de encontrar a la persona que nos atraiga lo suficiente para adentrarnos en sus secretos y seguir queriéndola. Y contarle los nuestros sin sentir vergüenza.

Ser cristalino. Un valor en alza, pero del que llevamos años haciendo mal uso. Hemos traicionado la importancia que tenía porque si se cree en la palabra de alguien no se necesita ser transparente.

Qué ha sido de eso de dar "tu palabra"?

Por eso el auge que ha cogido este concepto no es un triunfo sino todo lo contrario, síntoma de que la palabra ha perdido su valor. La gente ha conseguido que la palabra...no valga nada.

Entonces, que pasa con las relaciones personales?
Queremos saberlo todo sin tener en cuenta que esa total transparencia suele ser de hecho muy dolorosa.
Hay personas que piensan y afirman que es mejor...no saber.
Si no nos enteramos, no sufrimos y el problema es del otro, del que miente.

Los secretos suelen ser los motores más preciados de las relaciones. Probablemente si supiéramos todo de una persona no sentiríamos atracción alguna por ella.

Conocerse es en realidad el proceso a través del cual dos personas deciden ir descubriendo sus enigmas al otro; deseos, manías e intimidades, fobias y adicciones...ese 10% que nadie más conoce y en el que uno decide libremente cuánto desnudarse y hasta qué nivel de confianza entregarse.

Todo comienza con una voz titubeante. Una sonrisa tímida e infantil y una copa...Lo que seguirá será una conversación llena de silencios, cubiertos por el sonido algo angustiante de un ventilador que empieza a desgranar escrupulosamente cómo percibe el mundo el otro, cómo piensa y en qué trabaja, si está casado o separado, sin perseguir ninguna polémica en ese principio. Solo confesar.

Un viaje sin final hacia el conocimiento mutuo, que también puede permitir descubrir más sobre uno mismo incluso puede resultar erótico con tiempo.
Porque el erotismo precisa del secreto y cuando desaparece lo hace también el interés y la seducción, el juego y el enigma. El erotismo requiere de la existencia de secretos y eso...es la cultura del deseo.

Eso sucede con las aplicaciones digitales dirigidas a facilitar citas sexuales. Un proceso opaco pero transparente a la vez. La transparencia es tan abismal de salida que finalizado el encuentro lo más frecuente es que el interés mutuo decaiga tan rápido como surgió. Como la pornografia, que consiste en despojar al otro de sus secretos, de la parte más intrínseca. Por eso estimula el sexo pero no el deseo de adentrarse en el auténtico ser del otro.

No todo son tabernas ni burdeles ni pensiones baratas.
Lo que viaja por internet son vídeos y fotos de cosas sorprendentes que suscitan sorpresas pero que no suscitan interés. Pornografia sin desnudos, ni secretos, ni erotismo...

Ver por ver sin afán de descubrir.
Comer por comer sin tener hambre.

Igual que guardar un secreto es un deber y una exigencia, también lo es el respeto a la no transparencia del otro. Podemos pedir que no haya engaño...pero no una sinceridad absoluta.

Porque no sabemos cuanta verdad...podemos digerir.

eltranviadelamoda.com