martes, 14 de noviembre de 2017

ESE DÍA...PUEDE SER HOY


La mayoría de nosotros perseguimos el placer a tanta velocidad que la mayoría de las veces lo pasamos de largo.

Pero, dónde encontramos ese placer?

El secreto está en el “Hygge” y lo encontramos en hacer de forma consciente aquello que nos sienta bien.

Dinamarca esta catalogado como uno de los países más felices del mundo y tienen una palabra para definirlo. Una palabra que ni siquiera tiene traducción pero que aunaría en nuestro idioma: amabilidad, comodidad, familiaridad...

Y si alguien intenta explicar qué es acostumbra a recurrir a una escena enfrente de la chimenea, con una taza de té, un libro, zapatillas de borreguito y una enorme manta acolchada abrazándote.
Claro que algunas veces nos vemos atragantados,en ese momento, por la hipoteca de la casa de mierda que nos costó un ojo de la cara en la burbuja inmobilaria.

Pero el propósito es convertir cualquier lugar en Hygge. Porque no se practica solo en casa. También en tu lugar de trabajo, en reuniones con amigos, en una noche solitaria en un hotel de paso...y por supuesto en ese lugar en el que pasamos tanto tiempo y que se llama nuestro cuerpo.
Llevar ropa cómoda que nos haga sentir bien, ese masaje de vez en cuando, esa cena romántica, un día con la familia...esos caprichos sencillitos que nos arrancan una sonrisa y que cada uno sabe el qué.

Hay que ser amables con nuestro cuerpo, generadores de bienestar activo, cazadores de momentos, de momentos especiales, de momentos refugio.
Celebrando lo cotidiano como parte de un momento irrepetible.

Poder frenar la vorágine de la hipercomunicacion, de las redes sociales, de los mensajes y del teléfono, del hiperconsumismo, de la hipervelocidad y disfrutar de lo que sea. Como decía Cesare Pavese: no recordamos días, recordamos momentos.

Pero la mejor definición de Hygge es la amabilidad. Eso...que no se puede comprar ni encontrar en la tienda de abajo...sino en nuestro interior.
Ser amable con nosotros mismos pero también con todo lo que nos rodea, todo eso nos hace sentir bien.

Eso es Hygge. Y podemos activarlo desde ahora mismo!! Conectar conscientemente con las cosas que nos rodean y que nos hagan sentir simplemente bien.

Tomar esa taza de café, comprar esa novela que nos llamó la atención, pasear, ir a clases de baile, conducir sin rumbo con la persona que quieres... 

No pensar que mañana será otro día porque ese día...puede ser hoy.

Eltranviadelamoda.com



No hay comentarios :

Publicar un comentario