domingo, 19 de noviembre de 2017

LA SEDUCCIÓN...EL ÚNICO PODER?


Es verdad eso? Es la seducción el único poder?

Seducir tuvo durante siglos muy mala fama. La serpiente sedujo a la mujer y la mujer sedujo al hombre. A partir de ahí, entró el pecado en nuestras casas...

Un seductor puede destruir nuestra alma incluso poner patas arriba nuestra existencia. El rasgo más extendido de un seductor es el del que no le importa destruir al seducido con tal de conseguir sus propósitos. El seductor, en la política y en el sexo, elabora un discurso en el que lo deseado está siempre implícito.
De hecho, destruir es una demostración del propio poder.
Y lo detestable es que para ese fin crea en el seducido un deseo que no existía antes y después....lo abandona.

Como un Don Juan, en el que no es tanto acostarse con la mujeres como dejarlas insatisfechas. 

“La amo”... Que otra cosa iba a decir? Con una nota al pie implícita de que aquella palabra se utiliza demasiado fácilmente en los tiempos que corren. Cualquiera con la menor pretensión de estar al día “ama” a quien sea, por no mencionar otros usos prácticos de la palabra como espejo a otras actividades sexuales...

Digamos...que no es el placer del sexo lo que le interesa al seductor sino el de la transgresión...se trata de seducir y abandonar, de conseguir y triunfar, se trata de la destrucción física y total del seducido.
Donde el placer es secundario, como lo es el hecho mismo de la seducción, instrumentos, aunque agradables, para llegar a ese fin.

La seducción...esa obra de arte en la que se busca la perfección.  Mucho más que un camino hacia el acto sexual, es una representación teatral en la que nos transformamos en otro para el otro...y el otro se transforma para nosotros.

Uno puede resistirse al poder pero no a la seducción. 

Como dijo Arno Schmidt “El complejo comportamiento del ser humano prefiero que me lo expliquen los poetas”.

Porque la seducción es en único poder...?

eltranviadelamoda.com



2 comentarios :