domingo, 11 de junio de 2017

"NADA DURA PARA SIEMPRE..."


A pesar de haber tenido diferentes trabajos, diferentes relaciones y amistades, haber cambiado de domicilio e incluso de cultura, se suceden los mismos contratiempos que intentamos solucionar de la misma manera y acabamos más o menos igual.
Problemas que nunca se resolvieron porque se desconocía su origen. Aplicábamos la misma conducta para solucionar  diferentes situaciones, pensábamos que ésta vez esa conducta...sí que valdría para salir de este atolladero.

Pero ésto no es así y es complicado de ver porque no analizamos el origen...y solo nos martirizan las consecuencias.
Entonces creemos que la culpa es siempre de los demás y de las circunstancias.

No nos damos cuenta que no todo son agravios. Muchas veces el motivo de tanta angustia es la insatisfacción.

Qué hay de común en lo diferente?
Qué hacemos mal para que lo repitamos una y otra vez sin darnos cuenta?
Qué tipo de acción se reproduce en cada una de esas situaciones?

No cabe duda que con los problemas ocurre como con las crisis; que pueden convertirse en una fuente de autoconocimiento o dirigirte directamente al abismo.
Puede ser muy útil identificar las conexiones que existen entre los comportamientos que elegimos mal y sobre todo, identificar si lo que tenemos delante realmente es un problema.

Porque todos los conflictos no presentan una dificultad. 

Estarán de acuerdo conmigo y con el filósofo Jiddu Krishnamurti que los problemas solo existen si hay que resolverlos, haciendo hincapié en la tendencia que tenemos las personas a buscar dificultades donde no las hay.

Imaginamos que estaríamos mejor en otro sitio, con otro trabajo...disfrutando en otra relación pero éstos no son problemas, sino situaciones de vacío. Frustración.

Eterno error el de creer hallar la felicidad en el cumplimiento de todos nuestros antojos.
Y si además, intentamos convertir la fantasía en realidad...se nos genera un contratiempo, una desilusión, una angustia.

Un problema deja de serlo cuando no puede resolverse. Por eso es mejor ocuparse de lo que está en nuestras manos y olvidar aquello que se aleja de nuestras posibilidades.

Cada día la vida nos plantea nuevos retos que se pueden convertir en magníficas oportunidades. Ciertos encantos imprevistos que compensan numerosas desilusiones y que te hacen pasar rápidamente del abatimiento al entusiasmo.

"Nada dura para siempre, ni siquiera tus problemas"
Arnold Glasow 

No lo olvides...

eltranviadelamoda.com


2 comentarios :

  1. nuestra identidad y lo que hacemos con ella es lo único que perdura en el tiempo, los recuerdos que dejamos en las personas nos hacen eternamente recordables,al reconocer nuestras limitaciones nos hacemos perfectamente inmortales y duraderos en el tiempo y así una historia que contar para revivir los momentos ...HOY solo tenemos este HOY que se nos regala y compartir con el otro su eternidad tmbn para llegar a ser uno en el otro pero que se encarna por mi, porti y por todos q dejamos una huella y eso es lo único que dura para siempre . El poder de la palabra multiplicada en nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Un lacer el
    encontrarte
    Es como haber hallado una perla de gran valor emocional

    ResponderEliminar