sábado, 25 de marzo de 2017

QUE POCAS BALAS...


Páginas Web propagan información inventada a través de Facebook para conseguir cientos de visitas e ingresos en publicidad donde tienen éxito una categoría especial: "las falsas buenas noticias" como la protección de animales o personas que piden dinero para curar enfermedades...
Son artículos muy virales, historias estereotipadas y sensacionalistas.

Pero estarán de acuerdo conmigo que no solo pasa en internet. En un pequeño pueblo...es el pan de cada día. 
Rumores y bulos que destrozan la vida de una persona, comentarios que al final se convierten en historias completas sobre la vida de alguien y ya saben...siempre el que lanza el rumor lo sabe de "muy buena tinta".

Desde una ruptura sentimental, un comentario negativo hacia un negocio, poner en tela de juicio la valía de alguien como una madre hacía un porfesor...en fin lo que se viene a llamar  "joder la vida a alguien en cinco minutos y además, gratis." 
Lo que se viene a llamar que te pisoteen el honor.

Que fácil juzgan todos... resguardados detrás de la barra de un bar.
Que valiente es todo el mundo con unas copas de más, a veces, incluso sin ellas.
Que valientes las personas que se sienten protegidas por una manada: amigos, familia...y que solos no valen nada.
Que fácil es destrozar la vida de otros.

El propósito de esto en todos los casos es evidente: destruir el prestigio y la credibilidad de una persona y hasta de familias enteras solo para que el que lo lanza se alimente de un populismo barato. Es una droga. Disfruta con ello.

Personas que solo quieren tapar, callar sus asquerosas conciencias a costa de arruinar el crédito de otras personas situándolos en el rincón de la historia a costa de noticias falsas. Ahí la familia se lleva la palma aprovechando la cercanía que te hace ser hermana o cuñada o lo que sea, aunque lleves más de diez años sin tener contacto con ellos.

Ahí están jurando como campeones que lo saben todo de ti, incluso más que tú misma. Y por supuesto nada maravilloso. 

Las noticias falsas no son siempre completamente falsas, hay tres tipos:
Las inventadas, las que tienen un germen de verdad envuelto en mentiras y las historias superpartidistas.

No importa insistir en que hay personas que han cometido y siguen cometiendo cada día exageraciones, inexactitudes, frivolidades, omisiones, descuidos...Esta a la orden del día que si eres una persona medio conocida te van a acribillar. Tus rumores son más valiosos que los de otros. 

Pero no todo el mundo bebe de las mismas fuentes y no son todos tan malvados,...solo debemos descubrir qué personas son idóneas para enmerdar la vida de los demás e ignorarlos porque estaremos a merced de embusteros y manipuladores.

Perseverar en la búsqueda de valores es fundamental. Ocupa un papel determinante dar por terminado un rumor cuando se sabe que no es verdad. Pero...lo hacemos?

Todos deberíamos tomar medidas para responder a esta amenaza, conscientes de que la desaparición del valor de la verdad significa simplemente la desaparición de todos los valores que nos permiten convivir.

"Cuanto hijo de puta y que pocas balas..."

Dedicado a aquellos que se levantan cada día pensando en hacer mal.

eltranviadelamoda.com


1 comentario :

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar