lunes, 21 de noviembre de 2016

NO TE FÍES DE SUS REGLAS...


Todo hombre tiende a ver en las complicaciones que le rodean una condición personal única imaginando siempre que a los demás los problemas de la existencia...no han de resultarles tan difícil.

Para algunos es motivo de felicidad ajustarse a un código particular de reglas las cuales, guían todos su actos.

Reglas que determinan de un modo claro que debe pagarse la deuda de juego de un tramposo pero no la factura de unos trajes, que no se debe mentir a los hombres aunque no vean ningún inconveniente en mentir a las mujeres, que no es honesto engañar a nadie...exceptuando a las esposas, que no se pueden perdonar las ofensas pero ellos...si pueden ofender.

Pecadores suicidas, inocentes inexpertos, insomnes desquiciados. Los locos. Sabes que están ahí, al otro lado de la pantalla. Seres hechos de normas adoc en primera persona pero que no se dan por aludidos porque ellos...cumplen las reglas.

Acaso no somos todos farsantes alguna vez? Lo son los adolescentes y los obesos. Los enamorados. Los jefes y los empleados. Los amantes. Los escritores. Los políticos.
Aunque siempre aparece uno de esos embusteros que quieren contar la verdad. La versión redentora de sus faltas. La versión que justifica unas reglas sin pies ni cabeza. Su versión.

Ese que te manipula, que tiende trampas, que miente, que oculta información y que esconde ases marcados en la manga...
Claro que no todo el mundo ha venido aquí para decir la verdad. 

Aunque en el concurso de desquiciados se lleva el premio el Gran Jefe, el indio que limpia los borboteos de la esquizofrenia en el psiquiátrico de "Alguien voló sobre el nido del cuco". Su balanza solo se equilibraba entre la mentira y el desvarío.
Así pues no podemos decir que nos engaña nadie porque cumplen ese famoso código particular que va cambiando en función de si su locura es cotidiana o transitoria, alejando así más y más el penoso instante de las explicaciones.

Puedes confiar plenamente en ellos pero...
no te fíes de sus reglas.

eltranviadelamoda.com


No hay comentarios :

Publicar un comentario