jueves, 29 de septiembre de 2016

LES HABLO..."DESDE EL DESCONOCIMIENTO"


Hay personas que pretenden convencerte de algo "desde el conocimiento". Políticos que pretenden dirigir un país "desde el diálogo y la moderación" y otros aseguran que formarían gobierno..."desde la lealtad".

El uso frecuente de la preposición "desde" donde se esperaría su compañera "con" se ha extendido entre personajes públicos desde finales del siglo pasado y entre personas anónimas y cercanas, a día de hoy.

Cómo demonios va a dormir una, con este festival de preposiciones del terror...en la cabeza?

Problemas o situaciones que surgen a nuestro alrededor, por ejemplo en el trabajo, y que nuestros jefes se proponen resolver "desde la tolerancia" o amigos dispuestos a perdonar cualquier traición  "desde el sentimiento que nos une".

Es como una mezcla especial de falta de voluntad, irritación y fingida capacidad para entender lo que "desde ese lugar" nos quieren decir.

Hace unos días, me reencontré con una de esas personas de la que no puedes despedirte en horas. Mi curiosidad sobre lo que me decía estaba justificada por el compromiso de escuchar una versión diferente a la que ya habían dado con anterioridad los otros protagonistas de la historia. Sin embargo aquellas dos horas de reloj...me llenaron la cabeza de pájaros y no porque no encontrara el asunto de interés.

Pues cuando descubrí que tenía motivos para preocuparme...ya era demasiado tarde y llego la hora de sentir pena por aquella persona que no hablaba "desde el cariño" ni "desde la sinceridad". Tampoco desde el corazón. (Menos mal que tampoco hablaba "desde el corazón en la mano")

Fue curioso observar que la vida de su mente parecía florecer con las raíces hundidas en el despecho, un despecho inefable y abismal.
Me hablaba "desde el resentimiento".

La preposición "desde" sirve para denotar que algo procede de un punto en concreto. Eso, lleva ligada la idea de que el lugar de destino se encuentra alejado de aquel. Una persona puede decirle a otra que lo llama desde Pekín, incluso desde Sebastopol, para lo que suele suceder que su interlocutor no se encuentre en ninguno de esos sitios.

Igual que si una amiga habla "desde el cariño" y un político "desde la sinceridad", nos están diciendo que ellos se encuentran allí y nosotros...no. Sin embargo, si ese alguien habla con sinceridad entendemos que esa actitud vive en su ser y la gobierna.

Pero "desde" da a entender que la sinceridad o la honradez no se hallan en el hablante, sino que es él quien se encuentra de pie, delante de ellas y nosotros les escuchamos a cierta distancia y alejados de tan honrosa ubicación.

No es de extrañar que una suegra hable "desde el cariño que te tengo", un político "desde la honradez", una amiga "desde la lealtad", tu pareja "desde la sinceridad" y resultara que todos están en lugares tan nobles pero tan dispersos que yo me sentiré alejada de ellos y no encontrare nunca la manera de comprender nada.

Y me quedaré aquí, donde les hablo "desde el desconocimiento".

eltranviadelamoda.com
#eltranviadelamoda


No hay comentarios :

Publicar un comentario