viernes, 2 de septiembre de 2016

BRUJAS...A LA FUGA


Toda situación traumática pone a prueba nuestra capacidad de supervivencia frente a las situaciones extremas. Aquellas que son desconocidas o simplemente en las que no te sientes querida. Te elevan un peldaño más allá de ti misma.

Cuesta mucho abrir los ojos tras situaciones impensables...aquellas que parecía imposible que pudieran suceder. Una dolorosa perdida, un crash emocional que te sume en la tristeza o simplemente tener cerca a personas que te amargan la vida.

Cuando un hombre es tonto...se dice que no tiene seso.
Cuando un hombre es cobarde...que no tiene estomago.
Cuando un hombre es malo...que no tiene corazón.

Y una mujer, cuando es mala se dice que es una bruja?
Me vienen a la cabeza imágenes de mujeres que han hecho todo los méritos y mas...para ganar el primer puesto.
Suegras, cuñadas, amigas...Brujas que de una manera u otra han llegado a tu vida y han cometido con ella un asesinato...de cojones. No la triste historia de una pobre mujer que al final de su vida se suicida. No. Mujeres que te provocan a ti, una muerte en vida...horripilante.

Son como los peces. A pesar de ser mudos emiten chismorreos por sus agallas constantemente. Todo pasa por el cendal de sus agallas y nada les sorprende. Las vicisitudes  de la vida del prójimo es el oxigeno preciso para vivir.

Porque son mujeres que lanzan sus palabras a cañonazos y no entienden que se pueda decir cualquier cosa y que no nos vaya a afectar!!

Mujeres...que han soltado pasmosas cantidades de gases venenosos y que han aireado detalladamente todos aquellos incidentes de la vida conyugal de un hijo, incidentes que generalmente están enterrados en la más profunda tumba del silencio matrimonial entre los casados. La exhumación de esos detalles después de enterrados les han permitido dar un macabro espectáculo en comidas familiares.

Mujeres...que se acaban convirtiendo en moralistas, que se ven a si mismas como la encarnación del bien y el mal y al resto de la gente, como la reencarnación de la inmundicia, como la reencarnación del mal.

Mujeres...que hacen creer lo contrario pero solo piensan en ellas. Están envueltas en su propio e inmortal "yo" y cuando reciben una contestación fuerte se quedan como momias presas de sus vendas. 

No se engañen, a nadie le sienta llorar tan bien a moco tendido como a ellas.
La normal decencia hubiera puesto sordina en este asunto...pero la normal decencia ha dejado de existir en ellas y ahora en mi.

Algo esencial tiene que extinguirse dentro de nosotras para no llegar a ser nunca así, como ellas.
El mundo esta lleno de mujeres que se comportan como auténticas malas, solo hay que saber quienes son

Las brujas...a la fuga!!

eltranviadelamoda.com
the blog versión web


No hay comentarios :

Publicar un comentario