miércoles, 6 de julio de 2016

LA NADA!


"Ella amaba la vida intelectual. Le proporcionaba grandes placeres. Pero la conjunta vida intelectual de ambos poco a poco, comenzó a parecerle la nada.

La única realidad se acabo convirtiendo en la nada y sobre la nada la hipocresía de aquellas palabras.
Que había ocurrido?

Todas aquellas brillantes palabras parecían hojas muertas y flores secas, encogiéndose y retorciéndose, convirtiéndose en polvo, carentes de todo significado, arrastradas incluso por el más leve soplo de viento hacia sus ojos, impidiéndole ver.

Ya no eran palabras como las hojas vivas de la vida afectiva, jóvenes y rebosantes de energía. Eran las hojas desprendidas de una vida infecunda, estéril...

Prefirió el despecho espontáneo de la noticia infinitamente antes que el dulzón aderezo.
Le lleno un temor interno, una enorme vaciedad ...y la indiferencia hacia todo invadía poco a poco su espíritu.
 
No podía tener hijos...se repetía una y otra vez.

Aceptar la gran nada de la vida parecía ser la única finalidad de vivir.
Aceptar todas las numerosas necesidades importantes y enojosas que forman el gran total de esa terrible nada.

Hasta que comprendió que la nada también podía estar formada por acontecimientos maravillosos y tener ventajas.

Que las ventajas de su edad eran las experiencias provenientes de una larga vida y considero cada mala noticia como una medalla de honor mucho mas digna que las cicatrices reales en su propia carne."

eltranviadelamoda.com 
the blog versión web


No hay comentarios :

Publicar un comentario