martes, 28 de junio de 2016

"TE QUIERO, PERO YA NO ESTOY ENAMORAD@ DE TI"


Algo así como: "Hacemos un buen equipo, pero la verdad es que la pasión se ha esfumado"

El verdadero secreto del matrimonio es el amor y no el simple ejercicio de la sexualidad. Parejas perfectas por fuera y muertas por dentro. Parejas empeñadas en demostrar que todo va bien y están sepultadas en montañas de problemas. Lazos de amor que se acaban convirtiendo en un nudo y hay que cortarlo.

Parejas que llegan a casa agotadas por una jornada maratoniana de trabajo y no se molestan en preguntar ni como les ha ido. Porque en el fondo...les importa un pimiento.

De cara a la galería forman parejas perfectas: llevan a sus hijos a eventos deportivos, acuden a todos los cumpleaños y cenas de grupos, llenan de emoticonos sus mensajes de whatsapp...
Con un único diagnóstico: matrimonio zombi.

Parejas sin grandes problemas que continúan juntas pero que no van a ninguna parte. Que deciden enterrar las dificultades antes que solucionarlas. Hasta que uno de los dos siente por dentro que algo se muere y se convierten en muertos vivientes.

Cuando uno de los dos se traga el orgullo, se calla y dice que todo va bien, no es nada adecuado porque...discutir es bueno, significa que la otra persona le importa.
Se convierte en uno de los principales contratiempos de este tipo de matrimonios: el de evitar conflictos para protegerse.

-Siguen juntos por los niños o porque existe un acuerdo por el cual pueden ver a otras personas. 
Se conceden unas vacaciones dentro del propio matrimonio. Deciden que sus almas quizá necesiten hacer excursiones que siempre terminan con el regreso a casa.

-Nunca pasan tiempo a solas. El tiempo los excede, los oxida y los abrasa. Solo salen con otras parejas.

-Tienen relaciones sexuales de forma breve y rudimentaria.

-Hablan de los problemas de los demás para evitar los suyos propios.

- Discuten y se gritan el uno al otro, sin argumentos, por el puro placer de hacerse trizas, hasta que pasan el uno del otro.

El vivir juntos es un hábito. Un hábito con una importancia vital muy superior a la de las excitaciones efímeras. Viviendo juntas, dos personas llegan a una especie de unidad, vibran al unísono y de una manera muy intrincada.

Pero a veces, aparece la falta de diálogo como una de las principales causas de separación.
Y sin comunicación, como puede saber alguien cuales serán sus sentimientos el próximo año? 
Un SI para años y años sin esfuerzo?

Hablar es por tanto el mejor tratamiento. Ya lo dijo Marshall:  "Lo opuesto al amor no es el odio, sino la indiferencia"

eltranviadelamoda.com
the blog versión web


No hay comentarios :

Publicar un comentario