sábado, 14 de mayo de 2016

RITUALES...PARA CAMBIAR EL DESTINO


Todos necesitamos vivir con la ilusión de que las cosas serán diferentes...Si soy bueno, todo saldrá bien, piensan los niños.

El problema es alimentar la ilusión separada del principio de la realidad creyendo que podemos influir en el destino con mágicos rituales. Y esto...puede llevar a grandes desilusiones.

Para un joven, la desilusión suele crear unos abismos peligrosos que pueden traerle la ruina. Y los pensamientos mágicos suelen ser útiles para manipular almas impresionables, tengan la edad que tengan.

Incluso hay quienes quieren tener todo previsto para asegurarse que todo saldrá bien, que saldrá como uno quiere. La necesidad de control es constante y obsesiva para calmar la angustia e incluso evitarla.
Sin embargo, el intento de control lleva a la pérdida de autocontrol.

Entonces, que debemos hacer?

Debemos mantener a raya la tendencia de ensoñar. Pues creamos expectativas tan elevadas que hacen que el camino sea hermoso pero el destino pueda ser decepcionante.

Debemos valorar sólo aquello que hayamos conseguido.
Los rituales...para cambiar el destino no existen.
La realidad es, en este caso, la magia.

eltranviadelamoda.com
the blog versión web


3 comentarios :

  1. Imagino que hablas de la nueva moda del pensamiento positivo, de esa superchería de si quieres puedes, si lo piensas con fuerza se convierte en realidad y todo eso que salió de un librito y una película homónima. Como le dije más de una vez a alguno de los adeptos y adeptas a esta nueva "filosofía", es como ver acercarse a los lobos y creer que por esconder la cabeza en la tierra y pensar que no están ahí van a pasar de largo.

    Y es que hay cosas que podemos cambiar, y cosas que no, que no dependen de nuestra voluntad en absoluto. Si comienza a llover, por más que deseemos que pare, no parará. En ese caso sólo podemos hacer dos cosas: o buscar refugio, o aprender a disfrutar estando mojado. Y es que todas estas patrañas ha hecho demasiada mella en el pensamiento estóico clásico, y no nos vendría nada mal aprender un poco de estoicismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No puedo estar mas en desacuerdo contigo. Hablas del destino cuando es algo en lo que no creo en absoluto. Si todo está escrito de que sirve esforzarse en la vida, En que somos responsables si no podemos evitar nuestro destino. Las acciones generan las reacciones de los elementos y de las personas. La vida carece de ningún sentido si el destino existiera. Ni creo en el destino, ni en la nada después de la muerte.Sé que nada se estos temas se puede demostrar en un sentido o en el otro. Por eso son los misterios de la vida. Pero la inteligencia y la esencia natural de la existencia me hace pensar así. Del mismo modo que no recordamos no existir antes de nacer no concibo no existir después de la muerte. La vida tiene un fin. El que no sepamos cual no quiere decir que la nada es el final y que fue una explosión salida de ella la que nos creo. De la nada no sale nada de nada. Esta es mi opinión y por supuesto que respeto la tuya aunque no este de acuerdo con ella. Un saludo compañera.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta tu planteamiento, a mi sugún esa teoria, me ha ido bastante bien en la vida, claro que adaptarse a las nuevas circunstancias, es duro por sus visicitudes,un saludo

    ResponderEliminar