martes, 15 de diciembre de 2015

AYUDADORES...COMPULSIVOS


Hay personas que se pasan la vida pensando mas en los demás que en si mismos. Muchos profesionalizan esta pulsion innata convirtiéndose en médicos, asistentes sociales...

En el ambiente familiar se convierten en la persona a la que acuden el resto cuando aparece algún contratiempo. Son los primeros en ir al hospital cuando alguien ha sido operado o en echar una mano en una mudanza...Hacer este trabajo les calma la mente.

Consideran que lo más importante en la vida es ser "buenas personas". Se comprometen con la generosidad, el altruismo...

Pero ese aspecto impecable...puede albergar un lado oscuro. Y tanto esfuerzo por ayudar les acaba pasando factura. Porque engañan a sus ayudados con falsa devoción y supuesta sinceridad.

Dentro de ese club de "buenas personas" están quienes dan desde la abundancia y por el placer de dar y los que lo hacen desde la escasez con la esperanza de recibir.

Estos últimos están convencidos de que para ser felices la gente les ha de querer. Creen que ocuparse de ellos es un acto egoísta y acaban atrayendo a su vida personas...necesitadas. Entonces se posicionan como salvadores y piensan que los demás no pueden sobrevivir si ellos. Ofrecen consejos aun cuando nadie les pregunta creyendo que saben mejor que ellos lo que necesitan. 

Contestan en un tono en el que claramente reconocen que no entienden nada...en absoluto y paradójicamente su orgullo les impide reconocer sus propias necesidades!!

Porque detrás de una personalidad dedicada a agradar...se esconde una dolorosa herida: la falta de amor hacia uno mismo. Un sentimiento que buscan entre la gente que ayudan y eso les hace...dependientes.

El tiempo aflora su oscuridad en forma de reproches y se sienten tristes por no recibir el afecto a cambio de los "servicios prestados". La ira les atraviesa como la llama de un soldador.

El punto de inflexión de estos "ayudadores compulsivos" comienza cuando deciden adentrarse en la soledad y en la introspección de sus vidas centrándose solo en sus necesidades!!
Que pasa si uno descubre que nunca deja de caer? Y que no puede dejar de gritar por lo que ve?

Pero sólo así pueden superar la adiccion a las otras personas sabiendo decir "no"sin sentirse culpables!!

Hay que comprender que nadie hace feliz a nadie si no encuentra la felicidad cada uno dentro de sí mismo!!
El bienestar interno es el motor del verdadero amor.

Y comprenderemos que dar...puede resultar la verdadera recompensa sin esperar nada mas.

Eltranviadelamoda.com
the blog versión web


2 comentarios :

  1. Tienes razón, aún así déjame decirte una cosa, hay muchas personas que ayudan sin pedir nada a cambio, actúan en la sombra y esa es la razón de que en muchas ocasiones no se sepa, todo aquél que da esperando recompensa...no es ni generoso ni honesto. Ha sido un placer leer tu escrito, me ha gustado mucho. Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar