viernes, 27 de noviembre de 2015

ATRAPADOS EN NUESTROS HÁBITOS


Los espacios y los tiempos configuran nuestra vida. El territorio principal es nuestro hogar y desde ahí salimos al trabajo, a la calle, a un bar...
Estamos en zonas de ruido como los centros comerciales pero también de silencio o de soledad...como las zonas de playa o de montaña.

Vivimos tiempos estresados, de competición y también aburridos y ser capaces de disfrutar de lo que hacemos aquí y ahora...desarrolla nuestra atención.
Entonces, sabemos aprovechar lo que estos cambios nos facilitan?

El paso del trabajo al ocio puede provocar ansiedad, incluso estrés. Después de meses de actividad intensa pasamos a las vacaciones, donde el tiempo es mas nuestro...Pero a pesar de ello queremos estar ocupados porque la preparación anticipada nos produce más placer que el estar ya allí. 
Que hay detrás de esa cascada de problemas?

Cuando gozamos del momento? A veces, somos incapaces de encontrarnos cómodos con lo que tenemos o donde estamos y buscamos novedades con la idea de que "eso nuevo" haga que nuestro cerebro libere dopamina, vinculando ese descubrimiento a una sensación de recompensa casi orgasmica.

Por que construir una existencia artificial cuando la nuestra puede ser maravillosa? Hay que vivir el día a día y tomar el placer...cuando se presente.
Sin darnos cuenta pasamos de estar activos a ser espectadores: internet, smartphones, redes sociales...multiplican los estímulos. Incluso en nuestro tiempo libre nos vemos invadidos por todo esto y se convierte en una adición.
Chutes de información que activan la adrenalina. 
Y por ello acabamos repitiendo constantemente los mismos argumentos ilógicos e insustanciales.

No somos capaces de disfrutar del tiempo libre, nos aburrimos por falta de vivencias propias y aparece "el estrés del tiempo libre". Desconocemos que pasar de un tiempo ocupado a otro mas libre implica...aburrirse.

El "no hacer" nos angustia. Y por ello, debemos desarrollar el arte de no ser marionetas de nuestros propios anhelos sin control pues muchos son inculcados por lo que debemos tener y no por lo que uno quiere.

Tenemos que ser capaces de pasarlo bien sin hacer nada y necesitamos paciencia. Días de transición de un tiempo apresurado a otro "mas nuestro". Disfrutando la "chispa de cada momento".

Pintar, tocar el piano, bailar, hacer fotografía, una conversación, cocinar...reír hasta que se te salten las lágrimas son formas de disfrutar eliminando esos  hábitos que nos atrapan.

Tenemos que estar presentes...donde estamos y con quienes estamos sintiendo el sabor de cada instante, sin interrupciones en nuestra intimidad.

"La felicidad es volver a uno mismo y no asustarse"
Walter Benjamin.

Eltranviadelamoda.com
the blog versión web



No hay comentarios :

Publicar un comentario