sábado, 29 de noviembre de 2014

ADONDE VUELAN LAS ESTRELLAS


Aturdida me deje llevar. Adherida rígidamente a sus caderas para no caerme. Nos sentamos a hablar.....lo suficientemente cerca para mantener vivo el escalofrío pero sin apenas rozarnos.


Subió sus dedos por mis muslos e involuntariamente mi cuerpo se tensó como un palo a la vez que se me erizaba cada poro de la piel. Inmóvil, literalmente atrapada entre su cuerpo no entendía ya de que me hablaba....


Algunas veces, todos corremos el peligro ante alguien, de estar aferrados a nuestras propias ilusiones y estas dispuesta a tergiversar la realidad para adaptarla a un sueño. Pero aquello......no era un sueño, estaba pasado de verdad.


Sin poder hacer nada, sin articular palabra y de un solo movimiento, intentó darme un cálido, delicado y desgarrador beso en la boca. Me temblaron las piernas y el lo percibió!!


No estaba soñando!! Y me pareció una maravillosa eternidad. Cerré los ojos y deje que se instalara en mis entrañas. Me rendí. 


En la vida, hay situaciones en las que no basta con que una mujer conozca bien a los hombres....debe saber como manejarlos y eso no se puede enseñar. 


Pero hay otras situaciones en las que te manejan a ti y sólo con una caricia, un beso y unas palabras alcanzas las estrellas.


Por un beso.......



No hay comentarios :

Publicar un comentario