jueves, 2 de octubre de 2014

WOMEN ARE BACK


No hemos aprendido nada si seguimos defendiendo las medidas de las mujeres como si no se hubiera avanzado en estos tiempos.....

Como puede ser así? Todas las personas tenemos defectos......pero tener una determinada talla....es un defecto?


Llevar gafas, tener pelo o no tenerlo.....( les ocurre a menudo  a los hombres, en este caso....) Tener el pelo liso....o tenerlo rizado......no cumplir con las modas esporádicas de lo que se lleva......es un defecto?


El tema de las tallas es cuestión de gustos. Defecto? Es tener mal carácter, ser rencoroso, envidioso.....pero sabemos que a los hombres les gustan las mujeres con curvas  y también sin ellas.....porque también hay mujeres con la talla 34......y todas nos sentimos bellas...


En qué momento cruzamos la línea de lo que se lleva? De lo que nos impone la publicidad.......y anteponemos nuestros sentimientos? Todos tenemos un canon de belleza por el que nos sentimos atraídos pero, de donde lo hemos sacado?


Nos machacan con imágenes que sin querer absorbemos y forman parte de nuestros prejuicios .....con los que opinamos.....Las mujeres tenemos que llevar el pelo lo bastante largo para resultar sexy pero lo suficientemente corto para recordar a la gente que somos más inteligentes....


Hasta cuándo? No te has enamorado alguna vez de alguien con un canon de belleza totalmente diferente a lo que tu creías?


Quien decide ahí? Las feronomas que hacen que te sientas atraído hacia esa persona.....no son racionales.....y contra eso...y contra el amor no existe la publicidad!!


Lo que importa es la talla del cerebro........y del corazón.



1 comentario :

  1. Excelente, en un todo de acuerdo contigo. Creo que la esclavitud al modelo es directamente proporcional al nivel de autoestima (debes parecerte a lo que te dicen que es bello-bueno-deseable). Por otra parte cuando se puede valorar la bondad, la inteligencia o la capacidad de amar, no caes en estereotipos. Y, como tú dices, las ferró monas no fallan.

    ResponderEliminar