lunes, 4 de agosto de 2014

NEVER IS TOO LATE

Dan Brown, el autor de El Código Da Vinci, estaba de vacaciones. Un día en la piscina de un hotel, no tenía nada que hacer y se aburría. Encontró un libro abandonado en una hamaca. Un thriller. Lo leyó y pensó que estaba tan mal escrito que podía hacerlo el mejor.

Así empezó a escribir, para paliar el aburrimiento cuando el nunca había sentido la llamada de las letras. Nunca se sabe cuando uno empezara a escribir, ni hacia donde le llevará el camino.

Como decía Oscar Wilde para escribir solamente hay dos reglas: tener algo que decir y decirlo. Y todos tenemos cosas que contar......como mínimo a nosotros mismos......

Un poder que está en nuestras manos...




No hay comentarios :

Publicar un comentario