jueves, 21 de agosto de 2014

EL REINO DE LA POSIBILIDAD

"Clásico" viene a decir que son obras que, cada vez que vuelve uno a ellas, encuentra algo importante que antes le paso inadvertido. Uno abre páginas al azar y suele verse arrastrado a leer una mas y luego otra más, hasta el final. Lo mismo pasa con ciertas películas que pese a sabérselas de memoria, es muy raro que no se sienta tentado a permanecer allí, con los ojos cautivos.

Hace poco me sucedió con " El hombre tranquilo" de Jhon Ford, de 1952. La he visto mil veces: Jhon Wayne y Maureen O'Hara han obtenido el permiso para iniciar su cortejo con carabina - Barry Fitzgerald -. Montan en un calesin y este les autoriza a bajarse.......a caminar sin tocarse.....

Pero escapan y para estar a solas llegan a un cementerio y cuando van a besarse una tormenta asusta a la mujer.....El se quita la chaqueta para cubrirla, se le empapa la camisa blanca y entonces se besan de veras, por primera vez.....

En un solo plano uno entiende lo que pasa....no son cosas ni sentimientos simples.....son complejos y matizados. Es alguien capaz de transmitir que hay un antes y un después .....Nada será lo mismo.....

Wayne abraza a O'Hara y mira al frente. Una mirada de: "Ay, ahora estoy  vinculado.  Es lo que deseo, ha llegado y no hay vuelta atrás.....me quedare junto a esa mujer y la querré y la cuidare......y le seré incondicional...."

Raro es contemplar hoy en el, a quién se siente vinculado o atrapado....por su propia convicción....

Raro es quien hace el propósito de ser incondicional y piensa como Wayne bajo esa tormenta:

"Quiero tanto a esa mujer que a partir de ahora prescindiré de lo que más apreciaba......El reino de la posibilidad".


No hay comentarios :

Publicar un comentario