viernes, 11 de julio de 2014

SLOW DANCER

"Y lo vi. Desde el día que regrese de ese viaje no había podido dedicar tiempo a pensar en el, pero tampoco me lo había podido quitar de la cabeza.

El encuentro fue una vez más similar a los anteriores, miradas prolongadas, sonrisas turbadoras y flirteo sin paliativos.  Aunque dominaba el protocolo de actuación lo cierto es que me facilitaba el camino con su actitud....

Volvió a hacerme sentir como la única mujer en el mundo capaz de atraer su atención.

Y ocurrieron una serie de hechos de una potencia y temperatura muy elevadas.....en un espacio de tiempo sumamente reducido que un segundo me pareció una eternidad...."


No hay comentarios :

Publicar un comentario