viernes, 18 de julio de 2014

FELICIDAD INCONDICIONAL

Los manuales de psicología han puesto de moda el verbo Procrastinar que significa postergar aquello que deberíamos hacer hoy. Se produce también a nivel existencial. Muchas personas postergan la felicidad hasta que cambie la situación que están viviendo. Se convencen de que cuando encuentren una trabajo o una pareja mejor se darán permiso para disfrutar de la vida.

Muchas personas cuando llega el momento sufren una desilusión...y se fijan nuevos objetivos. No hay insatisfacciones sino personas insatisfechas.

Al esperar que los demás se comporten de manera determinada estamos negando el derecho a su identidad. Y al enfadarnos obviamos que ser o actuar de modo distinto a nosotros no tiene por que ser negativo. 

Afortunadamente cada persona tiene una combinación única de defectos y virtudes. Aceptamos su singularidad y cosas buenas o lo señalamos como enemigo.

Sin renuncia a la ambición y al progreso es necesario asumir que hay circunstancias y personas que no pueden cambiar.

"Hay vida antes de la muerte; disfrútala." 
( Eduardo Punset )


2 comentarios :

  1. Francamente complicado... sabemos que la felicidad está ahí, entre nosotros, junto a nosotros... la tenemos en nuestras manos y parece escurrirse cual agua entre los dedos... difícil...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar