domingo, 1 de junio de 2014

LAZOS DE SANGRE

Lo que uno ve desde que nace parece "lo normal" o por lo menos hasta que se asoma al mundo y comprueba su verdad infinita, lo que se ha perdido y otros se pierden y las pautas tan diferentes por las que se rigen unos y otros.
Sería ingenuo dar por bueno cuanto aprendió uno en su casa, pero hay conductas que sopesadas con la razón se siguen encontrando recomendables. 
Una de ellas es la de favorecer a un hijo tanto si se ejerce como cargo público como si se goza de posición o de poder. 

O simplemente delegar en un sucesor no por su valía sino por sus lazos de sangre.

La opinión de una cosa o de tal otra no puede ser objetiva cuando forman parte las emociones. Resulta empalagoso que un padre elogie a un hijo no como individuo particular sino como profesional. Desde luego si ha de ser lo último en cualquier faceta de su vida lo llevara en los genes y lo demostrara.

Pero si no es así, si no es adecuado aunque nos lo vendan como  tal....puede acabar resaltando los defectos del elogiado, hijo,que habrían sido los fracasos del que elogia, padre.

Y eso pasa en el mundo de la moda española....

Hombre o mujer?


No hay comentarios :

Publicar un comentario